Hontanas

Usted está aquí

Historia

Historia

Los primeros registros arqueol√≥gicos sobre poblamiento del termino de Hontanas se√Īalan una ocupaci√≥n prehist√≥rica identificada en el ‚ÄúYacimiento Hospital‚ÄĚ, asociada probablemente a un monumento funerario atribuido al Neol√≠tico/Calcol√≠tico, que da fe de la ocupaci√≥n de este territorio durante la Prehistoria reciente.

En un contexto m√°s amplio de car√°cter comarcal, ser√° Castrojeriz el epicentro neur√°lgico del poblamiento durante buena parte de este dilatado lapso temporal, principalmente focalizado en el cerro de El Castillo, que fue construido 46 a√Īos antes de la era cristiana y ocupado por celtas, romanos (se dice que CastrumSigerice fue fundada por Julio C√©sar), visigodos, √°rabes y por √ļltimo cristianos, y en su castillo se desarrollaron importantes batallas entre cristianos y moros.

A finales del siglo IX, la organización del territorio en alfoces de repoblación contribuirá a su estabilización y pacificación, estructura jurisdiccional y administrativa donde quedaba integrado el territorio de Hontanas durante la Alta Edad Media, con Castrojeriz de cabecera del Alfoz.

Si la formación del Camino de Santiago Francés se produjo en los inicios del siglo XI, su consolidación lo hizo en la centuria siguiente bajo el reinado de Alfonso VII, respondiendo a una estrategia de feudalización del territorio que tiene su mejor y más cercana expresión en la fundación de la Orden y Convento de San Antón en 1146, entre Hontanas y Castrojeriz.

Dentro del tupido mosaico de aldeas y alquerías que componían en etapas alto y pleno-medievales el territorio actual de Hontanas, situamos los pueblos de Valdemoro y Quintanilla, a los cuales el Rey Alfonso VIII, el 7 de mayo de 1183 hizo extensivos los fueros de Castrojeriz y declara anulados los que antes regían en cuanto a tributación. El fuero de Castrojeriz, que es reconocido como entre los primeros otorgados en el Reino de Castilla.

Valdemoro, con su iglesia de San Vicente y probablemente un monasterio bajo esa misma advocaci√≥n se localiza al pie de un amplio espig√≥n de p√°ramo de orientaci√≥n NE-SO, configurado por el arroyo de Garbanzuelo por la margen derecha y el arroyo de Valderrubaya por la izquierda. Se extiende desde la zona de ladera media y baja en forma de bancales, llegando hasta la zona de vega. En el enclave a√ļn se conservan los restos del contrafuerte de la iglesia, de 2 m de largo y unos 8 m de alto, junto con abundantes fragmentos de tejas curvas, cer√°mica a torno y bloques y sillares de caliza, reaprovechados en las lindes y bancales de los cultivos. Tambi√©n se constatan varios silos colmatados, y en el bancal del Camino de Santiago varias estelas discoidales de piedra caliza hincadas en el suelo, haciendo de este tramo del camino uno de los m√°s singulares por su inalterado aspecto medieval,sepuedenencontrar incluso restos √≥seos humanos en torno al edificio que confirman la existencia de una necr√≥polis. Los restos m√°s visibles se corresponden con el edificio cultural y cementerio del despoblado deValdemoro, citado en 1173 en relaci√≥n al Camino de Santiago y que figura en el Becerro de Behetr√≠as de mediados del siglo XIV, pero no en los censos parroquiales de 1591-1594, por lo que suponemos se encontraba ya sin vecinos. El edificio cultural manten√≠a todav√≠a en buen estado en una visita pastoral de 1755.

Quintanilla (de Valdemoro), con su desaparecida ermita y necr√≥polis, se localizaba al N.O. del actual casco urbano, sobre las piscinas municipales. La tradici√≥n oral refiere la existencia de una ambiente de necr√≥polis asociado, pues de este lugar procede un sarc√≥fago de peque√Īo tama√Īo. Ambos edificios culturales se cuentan entre las tres ermitas en pie de Hontanas a mediados del s. XIX.

En este contexto de repoblaci√≥n se conocen otros n√ļcleos que en etapas medievales estuvieron poblados y que posteriormente corrieron igual suerte, como Espinosa, en el entorno de la ermita de N¬™ S¬™ de Espinosa ; o Santa Cruz de Valdealiso, en la divisoria con Castellanos de Castro, donde se han encontrado l√°pidas funerarias y restos √≥seos humanos datados de los siglos IX ‚Äď X. Hubo varios monasterios dedicados a la producci√≥n de lino y c√°√Īamo con los que produc√≠an telares y lienzos para el consumo. En este lugar hace no mucho estuvo la ermita de Santa Cruz.

No ser√≠a de extra√Īar que tras la reconquista se refundasen, en la ¬†actual poblaci√≥n de Hontanas, cuyo origen se puede situar alrededor del a√Īo 1200 y cuyo nombre procede del lat√≠n ‚Äúfontanas‚ÄĚ debido a la abundancia de fuentes y manantiales u hontanares que brotan al este de la poblaci√≥n.

La primera menci√≥n que hayamos de Hontanas es la concesi√≥n que el Rey Alfonso VIII de Castilla, llamado ¬ęel Noble¬Ľ, estando en Cea, el 18 de agosto de 1203, otorg√≥ a Arlotho de Marz√°n, caballero de Gascu√Īa, libre de todo pecho real y exenta de la justicia del Rey, con facultad de transmitirla a sus herederos o enajenarla, manteniendo una clara relaci√≥n respecto a la ruta jacobea ‚Äúconcedo illamvillam que dicitur Fontanas, in publico itinerebeatiJacobisitam‚Ä̂Ķque ya se encontraba plenamente consolidada.

El 1 de abril de 1208 el Rey Alfonso VIII obliga al obispo de Burgos D. Fernando a comprar la villa de ‚ÄúFontanas‚ÄĚcon su iglesia por quinientos maraved√≠s (monedas de oro) que extrajo de bienes catedralicios, el propio rey exped√≠a con igual fecha un solemne privilegio confirm√°ndola. La presencia de Arlotho de Marz√°n, caballero de Gascu√Īa y la forzada venta de Hontanas nos lleva de la mano a la expedici√≥n que en oto√Īo de ese mismo a√Īo hizo Alfonso VIII por tierras de Gascu√Īa, con √°nimo de subyugar su imperio,¬† haciendo efectivos los derechos de su esposa do√Īa Leonor. Fue acompa√Īado en esta impetuosa correr√≠a por nuestro obispo D.Fernando, por aquel entonces ya se√Īor de la villa de Hontanas, y dio como resultado la conquista de gran parte de Gascu√Īa a excepci√≥n de Bayona, Burdeos y La R√©ole, cuyos obispos reconocieron sin embargo la soberan√≠a del monarca Castellano.

En 1221 el Rey Fernando III de Castilla, al ver fructificar su matrimonio con el nacimiento de su hijo Alfonso, m√°s tarde apellidado ‚Äúel sabio‚ÄĚ dando muestra de su predilecci√≥n a la iglesia de Burgos y en especial, a su prelado, D. Mauricio, ¬†no solo haciendo a este graciosa donaci√≥n, para √©l y sus sucesores sin limitaci√≥n de ning√ļn g√©nero el se√Īor√≠o de Valdemoro y Quintanilla‚Äú duas villas¬† quarum una dicitur Val de Moro et altera diciturQuintanella, inter ipsam Val de Moro et Fontanas, in strata Sancti Jacobi‚ÄĚ , si no disponiendo ese mismo a√Īola erecci√≥n de una nueva catedral cuyas condiciones deber√≠an ser correspondientes a la magnificencia de su √°nimo. Ambos pusieron la primera piedra de la actual Catedral, como dejo indicado para mayor gloria de Dios y honra de Burgos.

En el siglo XIV segu√≠a siendo Hontanas se√Īor√≠o del obispo y de la iglesia de Santa Mar√≠a (actualmente Catedral de Burgos). El cabildo pagaba cuatrocientos veinte maraved√≠s, de los cuales la, mitad eran para el rey y la otra mitad para los capellanes de la capilla del obispo, pagaban al rey servicios y monedas yal prelado un yantar cada a√Īo cuando iba de visita a la villa.

La vocaci√≥n jacobea de Hontanas parece clara y el n√ļcleo urbano va creciendo en torno al camino, teniendo como eje la calle Real y la existencia en esas fechas de dos hospitales asistenciales, el hospital de San Juan que se sabe de su edificaci√≥n en los siglos XIII-XIV, dedicado al hospedaje de peregrinos y tambi√©n de otros pobres, contaba con cuatro camas, siendo propietario de 34 tierras en la localidad y otras heredades en Castellanos de Castro e Iglesias. El otro hospital sin advocaci√≥n conocida se encontraba camino de Iglesias y hoy el lugar es ¬†conocido como Hospital derribado.

En febrero de 1461 el secretario del papa y recogedor de diezmos real, Antonio Veneris, junto al prelado burgal√©s Luis de Acu√Īa visitaron la villa de Hontanas en su viaje desde Valladolid a Burgos. Como c√°mara del obispo, los vecinos de Hontanas eran vasallos y estaban obligados a transportar, a fines del siglo XV, a los palacios del obispo Acu√Īa o a su fortaleza de Rabe, quince cargas de vino de Sasam√≥n o Villasandino, o al pago de novecientos maraved√≠s, y por las heredades de tierras y olmedas que all√≠ pose√≠a sesenta fanegas de pan.

A corta distancia de Hontanas, se comienza a construir sobre lo que fue anteriormente el palacio y la huerta del rey Pedro I de Castilla el monasterio de San Ant√≥n (siglos XIV y XV) regido por los antonianos, que se dedicaban a cuidar de los enfermos, sobre todo de los que presentaban la enfermedad llamada del fuego de San Ant√≥n. Este monasterio estuvo bajo la protecci√≥n real, por eso hay escudos reales en la portada de la iglesia y en las claves de las b√≥vedas. Lo fund√≥ Alfonso VII en el siglo XII (a√Īo 1146). Las ruinas actuales son del siglo XIV. El hospital tuvo mucha importancia, pues fue la sede de la Encomienda General de la Orden de San Antonio en los distintos reinos de la Corona de Castilla y Portugal, con m√°s de veinte encomiendas dependientes (casas-monasterios-hospitales). Eran famosas las ceremonias que hac√≠an los monjes antonianos para bendecir diversos objetos, a las que acud√≠an muchos fieles. Bendec√≠an: La cruz llamada cruz de¬† Tau, libraba de pestilencias a todo el que la llevaba.El pan de San Antonio, que se daba a todos los peregrinos y era elaborado contra enfermedades y peligros de mar y tierra.El vino santo, remedio del fuego.Campanillas del Santo y otros objetos.

En el siglo XVI posiblemente se reedifica la iglesia parroquial de la Inmaculada, deanterior advocación a Santa María, cuyas fábricas principales denuncian trazas góticasde transición y sucesivas reformas barrocas de los siglos XVII y XVIII.

A finales del siglo XVII el sacerdote bolo√Ī√©s Domenico Laffiy, asiduo peregrino (viaj√≥ a Compostela tres veces durante los a√Īos 1666 y 1673), nos ofrece la estampa deformada de un Hontanas reducido a diez o doce caba√Īas de pastores, acechadas por los lobos, prestos al asalto de la empalizada que las defend√≠a. Sin embargo, pocos a√Īos antes, la realidad hist√≥rica de Hontanas indicaba en 1589, seg√ļn el censo de poblaci√≥n de las provincias de la corona de Castilla, contaba con una iglesia parroquial y una poblaci√≥n de cuarenta vecinos, ya no se nombra a Valdemoro, probablemente por encontrarse despoblado.

En el siglo XVIII el pueblo ya estaba repoblado, contaba con 50 vecinos y servían a la iglesia 3 beneficiados nada menos. Se realizan importantes reformas en el hospital de San Juan,que se mantendrá como centro de beneficencia hasta bien entrado el siglo XX. En su viaje de 1672, Albert Jouvin de Rochefort ilustra esta tupida red asistencial paraeste segmento caminero al referirse que en todos estos pueblos hay hospitales pararecibir allí y alojar a los peregrinos pobres.

Hontanas formaba parte, en su categoría de pueblos solos, del Partido de Castrojeriz, uno de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos, durante el periodo comprendido entre 1785 y 1833, en el Censo de Floridablanca de 1787, jurisdicción de realengo con alcalde pedáneo.

 

Scroll top